10 de diciembre de 2015

50 años de Teleprograma: 1986



TVE inició el año inaugurando la televisión matinal. Buenos días, culebrones y repeticiones de programas llenaron la programación. Las televisiones autonómicas ya estaban dando guerra y las privadas a la vuelta de la esquina, así que había ampliar horizontes y horarios. 



Series extranjeras

Los ricos también lloran y Dinastía inauguraron esas mañanas pero otras muchas series míticas de los 80 llegaron a nuestras pantallas en 1986. Empezando por Los Colby que era un spin-off de Dinastía durante 2 temporadas siguió  la vida paralela del matrimonio de Jeff Colby y Fallon Carrington. El reparto estaba encabezado por dos viejas glorias de Hollywood como fueron Charlton Heston y Barbara Stanwyck, interpretando a unos hermanos enfrentados. La cabecera de la serie imitaba la de su predecesora, incluso repitiendo los acordes iniciales y llamándose "Dinastía 2"



Otros dramas familiares vinieron de la mano de Norte y Sur en plena Guerra de Secesión estadounidense en cuyo reparto destacaban Patrick Swayze o David Carradine. Pero también hubo risas este año. 

Los Huxtable fueron una de las familias negras más famosas de la televisión. Según TP, La hora de Bill Cosby se emitía en su país de origen desde 1971, pero tan sólo constaba de dos temporadas por el momento. Al igual que Dinastía también tuvo su propio spin-off centrado (sólo en su primera temporada) en su hija Denise (Lisa Bonet): Un mundo diferente, que veríamos en 1988. Cada una de las temporadas de la serie original tuvo una cabecera diferente a las demás. 



También aportaron muchas risas a la pequeña pantalla Las chicas de oro. Las cuatro ancianas vivieron sus peripecias en la soleada ciudad de Miami durante casi 200 episodios. Tras la boda de Dorothy (con Leslie Nielsen) las restantes se fueron a regentar un hotel en la serie secuela: El hotel de oro



El género policiaco estuvo representado por Corrupción en Miami y Canción triste de Hill Street con unos estilos muy diferentes. 

Parejas de detectives fueron las protagonistas de dos series que también dejaron huella y los chicos de ambas son aún hoy en día dos grandes estrellas del cine. Pierce Brosnan ponía físico al Remington Steele inventado por Stephanie Zimbalist, mientras que Bruce Willis vivía mucha tensión sexual con su compañera Cybill Shepherd en Luz de Luna

La que no necesitaba ni pareja detectivesca ni todo un equipo policial para resolver los casos era la señora Fletcher en Se ha escrito un crimen. Allá donde ella iba se cometían asesinatos, así que tenía que encontrar al culpable a la vez que hacía su visita. 




 Series nacionales

Menos prolífica fue la producción nacional, que también incluía un detective privado (Pepe Carvalho). Aún así destacaron tres series que destacaron por sus buenos repartos. 

Antonio Mercero volvió con una serie de éxito, pero en esta ocasión no era una historia dirigida a toda la familia como la gran mayoría de su obra. Turno de oficio seguía las desventuras de un grupo de abogados. El reparto contaba con Juan Luis Galiardo, Juan Echanove, Carmen Elías e Irene Gutiérrez Caba que posaban juntos para la portada de TP. Una década después hubo una continuación ya sin Irene. 


Los actores de una futura serie de Mercero volvían a coincidir (tras Verano azul) en Tristeza de Amor. Concha Cuetos y Carlos Larrañaga compartían reparto con Alfredo Landa. Un homenaje al mundo de la radio en el que se mezclaban las aventuras profesionales y personales de sus personajes con un toque de intriga y suspense. Alfredo Mayo encarnaba al director de la cadena, pero falleció durante el rodaje, siendo sustituido por Eduardo Fajardo. 


La hija de Carlos Larrañaga, Amparo protagonizó la comedia española del año: Media naranja, por la que recibió el premio de TP. Le acompañaban Iñaki Miramón o la mismísima madre de la protagonista: María Luisa Merlo. Tras el éxito de esta serie se pensó en hacer una segunda temporada que también escribiría su autora Rosa Montero, pero el proyecto nunca llegó a buen puerto.


Amparo Larrañaga también apareció en cuatro episodios de Segunda enseñanza, que volvía a reunir al tandem Diosdado-Masó, que aún tenían reciente el éxito de Anillos de oro. Aquí Ana Diosdado era una profesora de historia de BUP por cuyas aulas pasaron futuras estrellas como Javier Bardem, Maribel Verdú, Aitana Sánchez Gijón o Cayetana Guillén Cuervo. 

Infantiles

En 1986 seguimos descubriendo joyas de la literatura en versión animada. Por un lado nos encontramos al Sherlock Holmes representado por animales con algunos capítulos dirigidos por Hayao Miyazaki. De Japón también llegó la adaptación de la obra de Lewis Carroll Alicia en el país de las maravillas


Criaturas subterráneas o submarinas también se sumaron a los favoritos de los niños. Los Snorkels vivían sus aventuras bajo el agua intentando repetir el éxito precedente de Los Pitufos con los que tenían muchas similitudes.


Por su parte bajo una casa vivían Los diminutos, pequeños seres bondadosos que están viviendo con nosotros, pero seguro que no los verás. Y sí que los vieron todos los niños de la época convirtiéndola en una serie muy popular la tarde de los domingos desde el 6 de abril.


No era animada, pero claramente destinada a los niños fue La superabuela, sobre una anciana con superpoderes, que podía levantar coches o correr a velocidades de vértigo.


Programas

Un clásico todavía vigente se estrenó en 1986. Documentos TV que emitía documentales tanto extranjeros como de producción propia. El primer programa emitido el 29 de abril se centró en la crisis en Centroamérica con un reportaje de una televisión rusa. 

Documental también era A vista de pájaro, que nos proponía un recorrido por nuestro país provincia a provincia desde el aire. 


Dos viejos conocidos de los espectadores volvieron a la tele con nuevos programas pero manteniendo su estilo anterior. Pedro Ruiz regresó con Esta noche Pedro, mientras que Mercedes Milá hacía lo propio con De jueves a jueves. El primero imitaba a la segunda en una portada de TP. 


Pastora Vega fue brevemente presentadora de La tarde, llegando incluso a la portada justo cuando ya no estaba al frente del programa. A TP no le dio tiempo a cambiar. 


Las emisiones cinematográficas de 1986

Sin lugar a dudas este año destacó el esperadísimo estreno de "Lo que el viento se llevó". Supuso la despedida del director general José María Calviño y nadie se atrevía a confesar cuánto había costado la compra de derechos. Se hablaba de cifras entre los 150 y los 200 millones de pesetas triplicando así el record de "Doctor Zhivago". Pero los ingresos durante su emisión por publicidad serían de unos 300 millones a lo largo de 7 cortes durante la película. Sobre la película ya hablamos en el blog.


El cartel de "El hotel de los líos" sirvió de portada para el ciclo de los hermanos Marx, que no era un ciclo semanal, sino una película al mes. También hubo ciclos para los realizadores Joseph L. Mankiewicz, Satyajit Ray, Kenji Mizoguchi o Jacques Tati. Dos grandes divas del cine como fueron Greta Garbo y Marlene Dietrich fueron protagonistas de sendos ciclos. 

Se quiso repetir el éxito de "Superman" el año anterior, y se estrenó una nueva entrega de la saga, la tercera, saltándose así la segunda parte, que llegaría el primer día de 1988. También se pudo ver "Mogambo" por primera vez con un doblaje sin censura, pues el anterior convertía un adulterio en un incesto. 


El mayor escándalo lo provocó "El imperio de los sentidos" que mostraba sexo explícito por primera vez en TVE. Al año siguiente se pudo ver "El imperio de la pasión" que seguía los pasos de la anterior. 

Así era TP en 1986

Tras los cambios de 1985 y antes de los de 1987, en este año los cambios fueron poco significativos, añadiéndose únicamente la programación de TVG y ETB en las páginas finales antes del reportaje. 






Hubo un nuevo extra de pasatiempos en verano, tradición que se hizo más que habitual en los siguientes años. 


Por las páginas de TP también pasaron dos eventos importantes de este año como por ejemplo una boda real o el Mundial de Fútbol. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario