2 de febrero de 2016

50 años de Teleprograma: 1994




Tras el gran cambio de 1993, en 1994 llegó otro igualmente llamativo. Lo primero fue el aumento de tamaño de la revista, que creció en altura un par de centímetros. La campaña promocional de esta nueva etapa vino acompañada de una colección de cromos llamada TP Guays. La colección constaba de 100 cromos y cada semana la revista entregaba 12 en una cartulina en el exterior de la revista, y posteriormente en el interior. Puedes ver el álbum completo AQUÍ


En esta nueva etapa las páginas de programación incorporaron una portada propia que destacaban algún programa concreto, algún evento especial o algún estreno. Esta página también incluía las calificaciones por edades de las películas y los géneros de programas. Los cambios horarios de primavera y otoño aparecían aquí cuando tocaba. En abril, La 2 cumplió 10.000 días y lo celebraron con un concierto muy especial. 


Las páginas de películas ahora tenían unas fichas más amplias, incluyendo todos los datos que antes aparecían en las páginas de programación.


En alguna ocasión, en el nuevo formato del apartado de películas nos encontramos páginas completas dedicadas a un ciclo concreto, como este dedicado a Michael Curtiz. 



Y en las páginas de programación es donde apareció el mayor de los cambios de 1994. A partir de este 12 de marzo, las distintas cadenas aparecían separadas por columnas, con cuatro páginas para cada día. La mañana/tarde y noche/madrugada estaban separadas en páginas contiguas. Abajo de cada columna aparecía un programa destacado con foto. 


Las siguientes páginas son de la edición canaria donde podemos ver cómo aparecía la programación con una hora menos. Además la ausencia de televisión autonómica provocaba que ese lugar lo ocupasen algunos canales por satélite extranjeros. 


De las como máximo 3 páginas de pasatiempos que incluía la revista de manera habitual hasta ese momento se pasó a un total de 18. Tantos eran que se necesitaban 2 páginas para las soluciones. Se dividían entre pasatiempos normales y para los más pequeños. Pertenecían al Grupo Press. 



La ficción volvió a TP 13 años después de las fotonovelas. Ahora venía en formato de relato corto completo en dos páginas. Los relatos ya habían formado parte de la revista en 1966


También regresaba el humor, tras aquel breve paso de Forges por Teleprograma en 1974. Con los chistes de TP Sonrisas se cerraba cada semana la revista. La primera semana se llamó Última sonrisa a la sección, pero enseguida se cambió. Muchos fueron los famosos que pasaron por allí para contar su chiste. Había incluso una viñeta humorística relacionada con la tele. Más adelante se dio la oportunidad a los lectores de llevarse un premio a cambio del mejor chiste. 


Puedes hojear este número 1458 en el siguiente video: 



Hubo otros cambios a lo largo de este año. La sección Telenovelas cambió su diseño, aunque la primera semana los duendecillos de la imprenta le jugaron una mala pasada duplicando la misma página. 


Aún con el viejo diseño, hubo semanas en que algunas telenovelas tenían hasta una página entera resumiendo todo lo que sucedería durante esos cinco días en sus capítulos, es el caso de esta página de Santa Bárbara


Sube y baja también rediseñó su aspecto.


Y los videos se separaron en venta y alquiler. 


Desapareció la sección Mis programas favoritos y en su lugar apareció una sección-concurso llamado La máquina del tiempo. Aquí se repasaba brevemente la vida de un personaje televisivo acompañado de cuatro fotos desordenadas. El juego consistía en ordenar dichas imágenes. 


La televisión por satélite llegó a nuestro país de una manera seria. Por un lado, Sogecable, propietaria de Canal+ lanzaba Canal Satélite con cuatro canales: Minimax, Cine Classics, Cinemanía y Documanía. 


Ya en otoño TVE, Antena 3 y Tele5 consiguieron también sus licencias de televisión por satélite. Nacían así Teledeporte y Canal Clásico, Antena 3 Sat y Tele Sat respectivamente. TP no se podía quedar al margen de esto y en octubre añadía unas páginas dedicadas a estos canales. En un principio los canales aparecían de manera continua, para en unas semanas quedarse ya con una columna por canal. Se incluyeron también las programaciones de MTV o Galavisión que hacían un total de 12 los canales de estas páginas.



Tras la cocina, los trucos para ahorrar de aquel coleccionable del año anterior también se convirtió en una sección propia de la revista. 



Se inauguró una nueva página de servicios llamada Agenda en el que básicamente se incluían los resultados de sorteos de loterías y teléfonos útiles para los lectores.


A final de año la revista subió su precio, por primera vez 10 pesetas de aumento. Fue un largo periodo sin subidas desde aquel número en que las cadenas privadas llegaron a la revista. 


También en diciembre llegó un concurso que se alargó durante unas semanas. En él, cada portada incluía 5 letras que se debían coleccionar para formar el título del programa televisivo más largo que se pudiese conseguir entre los emitidos esos días. Al final, fueron dos los lectores que encontraron un programa de 60 letras (no tenemos el dato confirmado, pero era un programa de Arte y artistas flamencos). El premio final eran 5 millones de pesetas.


Otro concurso con el que se podía ganar semanalmente un Show View era este en el que un programa o serie se escondía tras su respectivo número Show View de esa semana. Ahora eran los números 906 los utilizados para los concursos de la revista.


Durante 9 semanas se publicaron preguntas con 3 respuestas acerca de El príncipe de Bel Air. Con las respuestas se descubría el número 906 con el que se podía participar en un sorteo de un viaje a Bel Air. 


Y para los más pequeños, de la mano de Super Nintendo se sorteaba un viaje a EuroDisney coleccionando las cuatro partes de una imagen.


También había premio cuando la revista propuso elegir los diseños de monedas y billetes del ECU, el predecesor del Euro. Diseños que jamás se utilizaron. 



La tele en 1994

Los Simpson llegaron ese año a Antena 3 pero aún se pudieron ver algunos capítulos durante los primeros meses en La 2, que utilizaba la serie en promociones como esta. 

Más tarde, las cortinillas de La2 representaron variadas obras de arte en una apuesta del canal por la cultura. 




Ana Rosa Quintana saltaba a la primera plana presentando Veredicto, un court show que contaba con el juez Diego Rosas Hidalgo, que falleció durante la emisión del programa, siendo sustituido por Alejandro Corniero. 


Anne Igartiburu también aparecía por primera vez en las páginas de TP a nivel nacional al ser fichada por el programa de Tele5 Una pareja feliz

En Tele5 La máquina de la verdad seguía siendo uno de los programas de referencia y la revista hizo un resumen de los casos que más habían dado que hablar. 



El concurso más legendario de la historia de TVE echaba el cierre por novena vez. Su etapa más corta se cerró con un gran boom que "destruía" el estudio. El reportaje sobre este último Un, dos, tres, responda otra vez desvelaba el premio que consiguieron los concursantes en la subasta dos semanas antes de su emisión. El concurso de Chicho tardaría en regresar 10 años, con un cambio de nombre.


Un anuncio televisivo, de Fairy, inspiraba una serie de José Luis García Berlanga sobre dos pueblos llamados Villarriba y Villabajo. El reparto reunió un nutrido conjunto de veteranos intérpretes de nuestro país que no tenía nada que envidiar a los amplios elencos de las películas de su padre. Lo encabezaban Ana Duato y Juanjo Puigcorbé. El pueblo elegido para el rodaje fue Colmenar de Oreja, cuyas casas fueron pintadas de azul o naranja dependiendo de a donde perteneciesen. 


El gran éxito de los sábados en Antena 3, El gran juego de la oca, se despidió en junio, pero antes celebraron unas semifinales y final para elegir al mejor concursante. Los 16 semifinalistas fueron elegidos por sorteo de entre todos los ganadores de cada programa. La final la ganó Sonia Alonso, de Madrid. 


Curiosamente un rival de la ganadora en la final, Tomás Alvarado, fue (en su reoca) el responsable de colocar a Fernando Trueba un pin del programa la noche en que éste ganó el Oscar por "Belle Epoque". Con el pin en la solapa, el director pronunció aquella famosa frase de "Me gustaría creer en Dios, pero solo creo en Billy Wilder".




Canal + no tardó en estrenar la película en su parrilla. En junio de 1994, los abonados ya pudieron verla. 


Y no quedó ahí la cosa, pues los jovenes protagonistas de la película aparecieron en el anuncio de Freixenet de aquel año. 




El gran evento del año fue el Mundial de Fútbol de Estados Unidos. La revista le dedicó amplios reportajes de varias páginas en un número especial que también incluía una carátula y fichas de cada selección.





El deporte no era sólo fútbol e Indurain ocupó una portada cuando luchaba por su cuarto Tour de Francia. TP le rindió este gracioso dibujo. 


Gomaespuma se pasó a la televisión en Tele5 con un programa homónimo. Unas marionetas de ingeniosos nombres eran los protagonistas de esta divertida serie. 


La productora de Arguiñano amplió su presencia en TVE con un nuevo programa sobre bricolaje, que aún hoy en día sigue en emisión: Bricomanía


Antes de la llegada del Grand Prix, el verano tenía refrescantes concursos como Móntatelo en el que los concursantes intentaban llegar lo más lejos posible con unos estrafalarios vehículos. 


Más humor, con el descubrimiento de Chiquito de la Calzada en el programa Genio y locura. El humorista andaluz popularizó su particular estilo de contar chistes y su vocabulario. Nadie sabía que era un finstro, pero todo el mundo lo decía.


La polémica vino de la mano de la serie de Mariano Ozores El sexólogo, que fue suprimida debido a sus críticas por ser una serie sexista. Años más tarde Antena 3 recuperó la serie emitiéndola dentro de La noche de Ozores


Más de una década después de la primera tanda Chicho Ibáñez Serrador recuperó su Mis terrores favoritos en la noche del lunes de La 2. 


La etapa en la que TP parecía una revista del corazón puso su punto final a principios de año, con reportajes como este de San Valentín en el que se listaban varias parejas televisivas de aquellos días.


Una de las notas tristes del año la puso la desaparición del actor Alberto Closas. Su muerte se produjo casualmente en una semana en la que aparecía en la portada de la revista por su aparición en Farmacia de guardia. Su fallecimiento se produjo 3 días antes de la emisión de ese capítulo. Y la semana siguiente aún pudimos verle en un capítulo de Compuesta y sin novio


La revista quiso terminar el año con una inocentada y nos contó esta noticia. 


2 comentarios:

  1. El cambio de las páginas de programación fue muy positivo porque todo estaba mucho más claro. El formato de ordenar los programas por horas era confuso porque había programas muy largos que se prolongaban durante toda la mañana y aparecían primero por horario de emisión. Creo que la maquetación de la programación fue un acierto.
    TP se apuntó este año a la moda de dedicar un espacio especial a las series siguiendo el ejemplo instaurado por Teleindiscreta con sus grandes coleccionables. Una buena idea. El tema de trucos del hogar me parece innecesario porque el público objetivo de la revista la compraba por la programación y los contenidos televisivos no por recetas y trucos más propios de revistas del corazón o dominicales.

    ResponderEliminar
  2. Si, estas eran las mejores épocas de la revista. Lástima que no las tomen como referencia en la actualidad...

    ResponderEliminar