11 de febrero de 2016

50 años de Teleprograma: 1995




El mundo de los programas del corazón dio un vuelco con la llegada de ¡Qué me dices! A partir de entonces se trató la información rosa con un toque más desenfadado. El propio programa hizo unos premios para destacar aquellos personajes que más juego les habían dado a lo largo del año. 


Pero el corazón en su vertiente más "seria" tuvo su mayor centro de atención en la primera boda real que se celebraba en nuestro país en décadas. TP dedicó un amplio reportaje al enlace. 




1995 fue el año en que el cine cumplió su primer centenario de existencia. La 2 lo celebró con un programa de José Luis Garci que recuperaba grandes clásicos de la historia. En Qué grande es el cine aparte de la emisión de la película se incluía una tertulia sobre ella. Al año siguiente se celebró el centenario del cine español emitiendo películas de nuestro país. 


Aunque de historia del cine español ya se habló este año en un programa que recordaba las perlas de la censura en España: Imágenes prohibidas


La última de las películas de las que se hablaba en aquel reportaje ("El color de la noche") fue la que inauguró la nueva sección de TP dedicada al séptimo arte destacando un estreno cinematográfico cada semana.


El control de lo que se veía en la tele también hizo mella en TVE que empezó a mostrar las calificaciones por edades de su programación. 


El cine tuvo mucho protagonismo en la revista este año. Mes a mes se hicieron reportajes con todas las películas que ofrecerían TVE y Tele5 (Antena 3 no aportaba información al respecto). Eran bastantes las páginas que se dedicaban y en varias ocasiones incluso la portada. 


Las carátulas de las películas, que desde el año anterior eran blancas pasaron a ser negras en sus últimos meses de existencia. Ahora se reducía el número de carátulas  y se dedicaban mayormente a los grandes estrenos. 


Además, las páginas con las películas de la semana se ampliaban e incluían muchas más fotografías. 


Pero no sólo de cine y corazón vivía la tele. Algunos programas míticos de la televisión se estrenaron ese año como el Grand Prix del verano. Aunque con un título diferente y con cuatro pueblos compitiendo entre si, se celebraba esta primera edición. Tampoco había vaquilla y la mascota era una cangreja.


Las canciones del verano tuvieron mucho protagonismo en Cuando calienta el sol. TP recopilaba las que sonaban en el programa cada semana en sus páginas. 


El verano también trajo otro programa refrescante. En Uno para todas, presentado por Goyo González un público compuesto por mujeres elegia al hombre más interesante entre varios concursantes. Entre todos los ganadores se hizo una gran final cuyo ganador fue José Manuel Ruiz. 


En otoño TVE apostó por un ambicioso concurso que no funcionó demasiado. La noche de los castillos era una sucesión de pruebas en los alrededores e interiores de distintos castillos de España. Lo presentaba Luis Fernando Alvés y cada semana una princesa famosa debía ser salvada. El rey era siempre el mismo y tenía la cara de Anthony Quinn en una intervención muy especial.


Antena 3 estrenó un nuevo contenedor para su programación infantil siguiendo el formato de club que ya triunfaba en algunos canales autonómicos. Los niños podían conseguir su carnet del Club Megatrix escribiendo una carta al programa. Hasta su finalización 18 años después sufrió varias modificaciones en su formato convirtiéndose incluso en un canal temático de Via Digital a principios de siglo. 



La programación infantil formaba una parte fundamental de todas las cadenas y en verano era mucho más amplia y en 1995 podíamos encontrarnos con todo esto: 



En cuanto a la ficción, el estreno más destacado fue el de Médico de familia, aunque otros padres viudos con tres vástagos aparecían en la parrilla aquellos días. De Padres forzosos y Tres hijos para mi solo se habla en este Sube y baja.


La ficción nacional también nos llegó desde Cataluña. Antena 3 estrenó Poble Nou con su nuevo nombre: Los mejores años. En el reparto de este culebrón de TV3 nos encontramos a un actor adolescente llamado Quim Gutiérrez que interpretaba al hijo del ex-matrimonio Aiguader. 


De Sudamérica siguieron llegando telenovelas. Agujetas de color de rosa era mexicana y de contenido eminentemente juvenil. Se anunciaba como la telenovela sudamericana más larga al constar de 600 capítulos pero en realidad eran sólo 300 partidos a la mitad y su emisión ocupó 8 meses en la programación de TVE. 


Había ficción también en La Revista, que recuperaba un género desaparecido totalmente de Televisión. Muchas fueron las obras musicales que se representaron en este programa por el que pasaron repartos muy amplios. 


Una serie que no llegó a producirse fue una que anunciaba TP en una noticia con un gran parecido con Vacaciones en el mar. Quizá alguno de los guiones de Todos a bordo con Lydia Bosch se recicló años después en Anclados


En 1995 España volvió a rozar el triunfo en Eurovisión 16 años después del segundo puesto de Betty Missiego. Anabel Conde alcanzó la plata en el festival (aunque a 29 puntos de Noruega) con la canción "Vuelve conmigo"


Los éxitos y fracasos de la tele de 1995 fueron repasados por TP en su resumen del año. Además se hizo un recuerdo a los televisivos que perdimos ese año. Entre ellos estaban Lola Flores y Joaquín Prat, las dos únicas personas que han tenido una portada en TP homenajeándoles tras su fallecimiento. 


Cómo era TP en 1995

Muy pocos cambios en la revista durante este año  aparte de la nueva sección de cine. Por ejemplo, el índice cambió ligeramente su formato.


Gente TV tuvo una nueva sección-concurso sustituyendo a La máquina del tiempo. Este nuevo juego de preguntas repasaba la historia de la televisión de una década antes.


Por fin la salud tuvo su sección propia con dos páginas dedicadas a una enfermedad con varias secciones de utilidad. 


Durante el verano TP dio a elegir cada semana entre dos películas en VHS que el lector podía elegir para recibir en casa gratis, simplemente pagando los gastos de envío.


Y también durante el verano se publicó un autodefinido por partes. El autodefinido más grande del verano constaba de 8 partes coleccionables semana a semana, que unidos entre sí daban un espectacular pasatiempo en el que "El rey león" era el gran protagonista. Descubrir la frase oculta tras resolver todo el juego tenía premio. 



TP seguía haciendo encuestas para conocer los gustos de los lectores acerca de la televisión que les apetecería ver tras el verano. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario