13 de marzo de 2016

50 años de Teleprograma: 2000




Con el nuevo siglo la televisión se revolucionaba de la mano de la telerrealidad. Gran hermano llegaba a España desde Holanda en medio de una gran expectación. El formato generaba mucha curiosidad y muchos fueron los que se apuntaron, pero sin llegar a las enormes cifras que se alcanzarían en ediciones posteriores. Mientras el programa calentaba motores Teleprograma entrevistaba al ganador del programa holandés: Bart Spring.


El 23 de abril la casa de Soto del Real abría sus puertas a diez concursantes que no sabían a lo que se enfrentaban. Era una casa muy austera, nada que ver con lo que se ha convertido posteriormente. Se emitía una gala semanal y un resumen diario (con narrador). Para debatir ya estaba Crónicas marcianas o Día a día


Durante los 3 meses que duró el programa, cada semana la revista dedicaba un reportaje, una entrevista o un resumen al programa. Además durante esta primera edición tuvo hasta 6 portadas, cuatro de ellas consecutivas!! El programa era todo un éxito que arrasaba en audiencia. Teleprograma aprovechó la ocasión para mostrar la casa desde dentro. 


Y si Mahoma fue a la montaña, ahora la montaña iba a Mahoma, dos de los concursantes más populares, Israel y Silvia visitaron Teleprograma por dentro y conocieron como se hacía la revista. 


Todo el universo Gran hermano fue incluso protagonista de unas páginas de pasatiempos una semana cercana a la final. 


El interés de Teleprograma por Gran hermano fue tal que en su primera página acompañando al sumario incluían una cuenta atrás con algún momento destacado de la semana. 


Al final de la cuenta atrás la victoria se la llevó Ismael Beiro, que se hizo merecedor de los 20 millones de pesetas del premio. La primera edición dejó una larga lista de momentazos y frases que calaron hondo en la sociedad española. 


En otoño Antena 3 quiso subirse al carro de los realitys con El Bus, que presentaron Inés Ballester y Liborio García (que repetían tras Ver para creer). Un autobús cargado de concursantes recorría la península entre nominaciones, expulsiones y renovación de concursantes. 


Aunque los perfiles de los concursantes que empezaron el trayecto eran muy similares a los concursantes de Gran Hermano, El bus fracasó en su intento y no volvió con más ediciones, dejando a Sonia como la única vencedora del formato. 


En otoño Telecinco volvía a la telerrealidad de la mano de Supervivientes. Un programa de éxito en USA, que fue grabado en un principio para TVE, pero que finalmente acabó en manos de Telecinco, presentado por Juanma Iturriaga. El formato dura hasta hoy en día (tras su paso por Antena 3) pero el espíritu de supervivencia y aventura de las dos primeras ediciones con anónimos se ha sustituido por una sucursal del plató de Sálvame en Honduras. 

Los primeros concursantes de Supervivientes

Pero los concursos clásicos seguían demostrando que no había que convivir en una casa durante meses o sobrevivir en una isla para hacerse millonario. En 2000, el programa de Carlos Sobera 50x15 entregaba su premio gordo por primera vez. El afortunado fue Enrique Chicote.

Entrevista a Enrique Chicote en TP

La pregunta de los 50 millones.

También TP permitía hacerse millonario, pero a menor escala con un concurso en colaboración con el renovado El precio justo, que ahora presentaba Carlos Lozano. 


Otro tipo de concursos, pero para cantantes era Lluvia de estrellas, o en su versión infantil, Menudas estrellas. Este año el vencedor fue un pequeño de 10 años llamado Adrián Rodríguez, que posteriormente se convertiría en un popular actor y cantante. Con los tres millones de su premio por imitar a Chayanne quería inscribirse en una escuela de Arte Dramático. 



Las novedades de TP

TP seguía renovando sus secciones poco a poco. A las páginas de pasatiempos añadía ahora además una sección de adivinanzas que servirían también para llevarse variados premios. 


Las cartas al director (directora en este caso) dejaron sitio en su página a las preguntas de los lectores, así como a la mini sección de crítica televisiva llamada Rosa y Cáctus


Las audiencias ahora pasaban a aparecer en la primera página, destacando los 5 programas más vistos de la semana, así como el minuto de oro. 


Las páginas de cine dejaban parte de su hueco al ocio donde se destacaban cosas interesantes de la música, los videojuegos o los libros. 


En otoño aparecía por fin la programación de la plataforma digital Quiero TV en sus páginas correspondientes comiéndole un poco de terreno a Vía Digital. Ambas plataformas emitieron en su momento un canal dedicado a seguir las 24 horas en directo de la casa más famosa del año. Quiero TV desaparecería a mediados de 2002. 


La receta semanal que venía ofreciendo TP desde 1993 era sustituida por un menú completo, con dos platos y postre intentando ser lo más económico posible. 


De manera excepcional TP recuperó este año algo que no hacía desde sus orígenes, en 1966: un poster central. Los protagonistas de ese mérito fueron los integrantes del grupo musical S Club 7 que tenían su propia serie en TVE.


También para coleccionistas, pero esta vez los más peques de la casa, las fichas de los 150 Pokemon originales. Durante más de un año, cada semana la revista publicaba en dos páginas información sobre uno de estos personajes y sus evoluciones. Además se resumían los capítulos que Telecinco emitía. 


Los Pokemon también protagonizaron 4 portadas diferentes coleccionables tal y como se había hecho el año anterior con los Teletubbies.


Antena 3 sumaba a sus ya clásicos Los Simpson la nueva serie de su creador Matt Groening: Futurama. Esta particular visión del futuro, que se parece bastante al presente, consiguió ser una serie de culto aún habiéndose emitido en Estados Unidos un poco a trompicones, con cancelaciones y resurrecciones varias. 



El 2000 televisivo

Las cadenas recibían el nuevo milenio con sus tradicionales programas de toda la vida, con humor y música. Pero como siempre, La 2 se distinguía de todos ellos emitiendo un evento televisivo internacional conocido como El día del milenio. 24 horas en directo alrededor del mundo con la participación de 70 países que aportaban contenidos. 



Un fragmento de El día del milenio

El nuevo año sirvió a Telecinco para inaugurar su proyecto solidario "12 meses, 12 causas" que dedicaba cada mes del año a un fin distinto. 


Volvía Estudio 1 a TVE tras 15 años de ausencia y lo hacía con obras que se emitirían de manera esporádica. TP comparó la forma de realizar el espacio de antes con la de ahora. 



Más ficción, en esta ocasión una serie que duró más de una década: Hospital central. Empezó de manera tímida, en la noche de los domingos, tras haberse visto en Vía Digital, y servía de telonero al resumen dominical de Gran hermano.



Jesús Vázquez triunfaba en algunas cadenas autonómicas con Gente con chispa y preparaba su regreso a la tele nacional a la vez que abría un restaurante. Le hubiese gustado presentar Gran Hermano (cosa que hizo en la cuarta edición) y su nombre sonó para presentar El bus, pero finalmente trató de hacerle la competencia a los marcianos de Sardá con La central (Antena 3). Y no lo consiguió, convirtiéndose en otra víctima de guerra de los late night de Antena 3. 



Un fragmento del debut de La central.

Una de las estrellas emergentes de aquel año se llamaba Belén Esteban, más conocida por haberle dado una hija a Jesulín de Ubrique. Debutó como colaboradora en el programa Como la vida de Alicia Senovilla donde tuvo una sección propia dedicada a comentar a diario lo que ocurría dentro de El bus



Una de sus posteriores jefas se vio envuelta en la polémica este año tras publicar su primera novela Sabor a hiel. Ana Rosa Quintana fue acusada de plagio y de haber utilizado a un "negro" para escribirla. TP lo resumió todo en una de sus páginas. 


Uno de los fenómenos televisivos del año fue Tamara (posteriormente Ámbar, posteriormente Yurena), cabeza de lanza de la nueva moda del frikismo ensalzada por Crónicas marcianas dando a conocer a personajes a cada cual más peculiar. La gran mayoría de estos personajes (Dinio García, Yola Berrocal, Malena Gracia, Pocholo...) participaron en 2003 en un reality de la cadena llamado Hotel Glam


La nota triste del año la puso la muerte (real) de Chanquete o lo que es lo mismo Antonio Ferrandiz. El protagonista de Verano azul fue despedido por el calor de los amigos y compañeros de tantos años de profesión. Una semana después también desaparecía otro televisivo: Jesús Puente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario